Durante mucho tiempo se ha demonizado la motivación extrínseca, cuando por mucho que nos guste lo que hacemos, siempre va a haber días que la necesitemos. ⠀⠀⠀⠀

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Creando incentivos o enfocándonos en aquello que podemos conseguir si nos esforzamos al máximo conseguiremos aumentar nuestra motivación extrínseca. Por ejemplo, si eres un deportista, puedes enfocarte en ganar una medalla o trofeo y en todas las emociones positivas que te provocaría. Si simplemente quieres mejorar tu físico, puedes pensar en lo bien que te vas a ver y lo bien que te van a ver los demás, en lo orgulloso que te vas a sentir y en la forma física que vas a tener.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀

¿Cuál es tu principal motivación extrínseca?
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Categorías: blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *