Renunciar no nos gusta. Perder cosas tampoco. El miedo a la pérdida es natural. Pero hay veces en las que es necesario renunciar a algunas cosas para conseguir otras mejores, aunque sintamos que no es así. Porque para conseguir cualquier cosa que merece la pena, habrá que renunciar a algo que ya tenemos.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Por ejemplo, si quieres ponerte en forma y mejorar tu salud, quizá tengas que renunciar a esas borracheras interminables, a esos cigarros constantes, a esas comilonas de azúcar, o a salir 3 días de fiesta a la semana. Y no te va a apetecer hacerlo. Pero debes plantearte qué vida prefieres, y elegir por ti mismo.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
¿Cuál es tu renuncia?

Categorías: blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *